Área profesional

Twitter

IR A TWITTER

noticias

El doctor Marcos Gómez Sancho recoge en un libro pautas para comunicarse con el paciente y su familia

Hay lecturas imprescindibles, que aportan valiosos conocimientos y guías para la actuación en situaciones complejas a las que se enfrentan a menudo los profesionales de la salud. En el ámbito de los cuidados paliativos, la comunicación de las malas noticias es parte del día a día. Es importante hacerlo con profesionalidad y de forma humanizada.

Contar con determinadas pautas para ayudar al paciente y a su familia a hacer frente a la información no sólo supone un valor añadido a la labor médica, sino que incide en la mejora de la calidad de la ética profesional a todos los niveles.

Por ello, recomendamos la lectura del libro ‘Cómo dar malas noticias en medicina’ de un excelente profesional, el doctor en Medicina por la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y honoris causa por la Universidad de la República de Uruguay, Marcos Gómez Sancho. Expresidente de la Sociedad Española de Cuidados Paliativos (Secpal), Gómez Sancho ofrece una guía útil frente al reto de informar en situaciones difíciles en el ámbito de la medicina.

Entre algunos de sus consejos está el de no dar nunca datos hasta no saber exactamente el diagnóstico y tener claro que esta es una responsabilidad que corresponde exclusivamente al médico, que es precisamente el que cuenta con toda la información. Su estrecha relación con el paciente puede amortiguar el impacto de lo que se le comunique.

En relación a la familia, y considerando el ‘paternalismo’ o la mentira como prácticas desaconsejadas, el doctor Gómez Sancho alude a la pertinencia de la ley de Autonomía del Paciente de 2002, que aclara que el destinatario de la información debe ser el paciente y en todo caso las personas que éste, en exclusiva, autorice.

En cuanto a la forma en se da la información, el autor propone dosificarla. Esto no supone ocultarla, sino no ceder a las presiones de la familia, con la que se debe trabajar para hacerles comprender actitudes que pueden ser perjudiciales para el paciente.

Además, señala Gómez Sancho, es crucial ser firme en el compromiso personal del médico con el paciente y la familia, expresando su apoyo incondicional.

Para concluir con una idea básica pero fundamental, el doctor afirma: “tan malo es callarse y mentir como dar toda la información brusca y sin hacerlo desde el punto de vista médico adecuadamente”.

Leer el artículo completo en Gaceta Médica.

Foto: medicosypacientes.com

Categorías: Sin categoría

volver




Publicar un comentario: